Shopping


Repaso Artículos Recursos
Enriquecimiento para el catequista

Evaluando la educación religiosa

By Hermana María Pappas CR
Hermana María  Pappas CR

Hermana de la Resurrección, María Pappas, CR, actualmente es inspectora asociada para educación religiosa en la Arquidiócesis de Nueva York. También es profesora adjunta de catequesis en el seminario de Dunwoodie.


El catequista se pregunta: "¿He impartido efectivamente lo que me proponía?" El estudiante pregunta: "¿sé y entiendo?" La evaluación en la educación religiosa evalúa a ambos, catequista y estudiante: "¿Hemos logrado juntos el objetivo para esta lección?"

El Directorio General para la Catequesis nos recuerda la tarea principal de la catequesis: conocimiento de la fe, educación litúrgica, formación moral, oración e iniciación misionera. La educación religiosa es formación que abarca todos estos niveles del discipulado. Es una responsabilidad imperante evaluar nuestra catequesis y el progreso de nuestros estudiantes. Todavía más, no podemos mejoran nuestras catequesis ni facilitar el crecimiento de nuestros estudiantes, si no medimos los resultados y planificamos debidamente.

El contenido de la educación religiosa necesita el desarrollo progresivo de un orden más elevado de las habilidades del pensamiento, de las oportunidades para una aplicación práctica, y una regular evaluación con las que el educador religioso puede determinar sí o no, y en qué grado, el progreso se está dando. La evaluación no sólo mide el conocimiento multifacético de la fe y las habilidades del estudiante, sino que también reorienta los esfuerzos y la eficiencia del educador religioso.

La evaluación de la educación religiosa debe de medir la aprobación del contenido, comprensión, capacidad de reflexión, pensamiento crítico, solución de problemas y aplicación. Ella debe incluir también la capacidad para la formación de un pensamiento creativo que provea realimentación para el catequista. Todo esto mide la asimilación del estudiante, aptitud y aplicación de la doctrina espiritual, litúrgica y el contenido, relacionado con la fe católica. La evaluación puede hacerse a través de una serie de preguntas o exámenes, discusiones, proyectos, investigaciones, portafolios, servicios de caridad y de acción social, planificación litúrgica y participación, retiros que favorezcan la reflexión personal.

Solamente por las evaluaciones podemos conocer si los estudiantes y nosotros, ambos, trabajamos eficientemente.

Solamente si trabajamos eficientemente podemos, con el Espíritu Santo, continuar formando discípulos plenos que puedan compartir la buena nueva.

Forma de Implementar

En el grupo

  • Recopile una serie de preguntas objetivas computables, verdadero y falso, selección múltiple, apareamiento, definiciones, o complementación que reflejen la clave del tema. Estos elementos pueden ser usados para elaborar una serie de preguntas y pruebas.
  • Haga que los estudiantes diseñen sus propias evaluaciones examinándose unos a otros.

  • Use las situaciones de la vida diaria para conversar y solucionar problemas. Esto capacita a los estudiantes para practicar y aplicar fe.

  • Permita a los estudiantes hacer sondeos o entrevistas relacionadas con los temas clave. La habilidad para preparar preguntas apropiadas demostrará lo que dominan. Entrevistar a la gente fomentará aspectos de fe relacionados.

  • Elabore un listado relacionado con el programa de estudios a manera de auto inventario del estudiante. Use esos listados para valuar conceptos explicados. También pueden servir para ayudarle a evaluar lo que necesita más atención y quiera que los estudiantes aprenden mejor.

 







Mapa del sitio Creemos

Estudiantes

Curso K Curso 1 Curso 2 Curso 3 Curso 4 Curso 5 Curso 6 Curso 7 Curso 8

Catequista/maestro

Curso K Curso 1 Curso 2 Curso 3 Curso 4 Curso 5 Curso 6 Curso 7 Curso 8

Familia

Curso K Curso 1 Curso 2 Curso 3 Curso 4 Curso 5 Curso 6 Curso 7 Curso 8

Párroco/sacerdote

Repaso
Artículos
Recursos

Actividades


Artículos


Recursos


Repaso