Shopping


Repaso Artículos Recursos
Enriquecimiento para el catequista

Usando música

By Jack Miffleton
 Jack  Miffleton

Jack Miffleton es compositor y maestro, conocido internacionalmente por su trabajo en educación religiosa con los niños. Sus himnos han sido cantados en los salones de clase y en iglesias alrededor del mundo. Actualmente enseña música en la escuela San Jarlath en Oakland, California.


"Entre los muchos signos y símbolos usados por la Iglesia para celebrar su fe, la música es de una prominente importancia" (Música en las celebraciones católicas, 23). Es difícil imaginarse la catequesis con los niños de primaria y grados medios sin música, movimiento y cantos. Es una forma natural y espontánea expresada por los niños. Acentuar una lección con cantos y aclamaciones es una buena pedagogía, buena religión, y a los niños les gusta.

Cantar es una buena pedagogía. Los niños pequeños tienen cortos lapsos de atención. Los movimientos y los cantos les ayuda a enfocarse. Cantar regularmente puede ayudar a establecer un acercamiento fácil entre el catequista y el niño permitiendo al catequista entrar en el mundo del niño sin "niñerías". Cantar la Escritura agrega una dimensión única al proceso de escuchar y aprender sobre la palabra de Dios. Si los estudiantes pueden cantarlo, lo recordarán. Los himnos modernos católicos están compuestos de canto y Escritura. Grabar cantos o música instrumental puede crear una atmósfera de reverencia durante un tiempo de quietud o mientras sus estudiantes están involucrados en proyectos individuales o de grupo.

El canto es buena religión. "El que canta ora dos veces", escribió San Agustín. Usar la música en un ambiente catequético no es sólo una estrategia práctica de enseñanza; es también buena educación religiosa. Las liturgias de la Iglesia son oraciones cantadas. Desde el inicio, los niños pueden beneficiarse del acercamiento entre la oración y la catequesis moldeados en la liturgia. En la liturgia, por ejemplo, una proclamación verbal está generalmente seguida por un canto respuesta. Un canto de aclamación puede hacer destacar una lección o una actividad en la clase. Iniciar o terminar la clase con un salmo relacionado con el tiempo litúrgico o cantando un estribillo puede enseñar a los estudiantes sobre el año litúrgico sin predicar sobre ello.

Cantar es divertido. Un importante aspecto de la catequesis es la socialización y el encuentro amistoso que tiene lugar entre los niños de su clase o grupo. Cantar a una voz fortalece el proceso de construir comunidad. Aunque sólo sea cantar juntos para divertirse, los niños cristianos van configurándose en lo que son como cuerpo de Cristo.

Forma de Implementar

En el grupo

  • Seleccione cantos que expresen algo con lo que el estudiante pueda relacionarse—naturaleza, alegría, tristeza, animales, parientes. Escoja composiciones líricas que estén en paralelo con lo que el niño está aprendiendo.
  • Para los grados primarios, escoja cantos con movimientos y repeticiones. Existen muchos cantos que se usan en la catequesis, que se han hecho para ayudar a los niños del nivel primario a hacer conexiones entre su vida diaria y su fe.
  • Los niños de los grados intermedios gozarán y se beneficiarán de los cantos que despierten su curiosidad o signifiquen un desafío, por ejemplo, los cantos que celebran a las personalidades bíblicas o una historia bíblica puesta en verso.

  • Los catequistas pueden hacer más de lo que se imaginan con la música. El segmento, planificando una lección, es una primera manera de considerar la música recomendada por el programa Creemos/We Believe. El texto de la Escritura o el tema de la lección puede sugerir un canto o estribillo conocidos.
  • Enseñar un canto no debe ser tedioso. Cuando a los niños les gusta un canto, lo aprenden rápido. El estilo de los cantos "Llama y contesta" o "Eco" hacen que los niños canten inmediatamente. Los cantos que son más complicados o que contienen muchos versos pueden ser aprendidos poco a poco en varias clases.
  • El uso de música grabada puede ser un buen auxiliar para apoyar el canto. Asegúrese de revisar los cantos en los CD de Creemos/We Believe antes de la clase para que pueda hacer participar plenamente a los niños cuando dirige el coro.

  • Recuerde, los niños cantan fácilmente sin acompañamiento. Use movimientos y ademanes al animar los cantos.

 







Mapa del sitio Creemos

Estudiantes

Curso K Curso 1 Curso 2 Curso 3 Curso 4 Curso 5 Curso 6 Curso 7 Curso 8

Catequista/maestro

Curso K Curso 1 Curso 2 Curso 3 Curso 4 Curso 5 Curso 6 Curso 7 Curso 8

Familia

Curso K Curso 1 Curso 2 Curso 3 Curso 4 Curso 5 Curso 6 Curso 7 Curso 8

Párroco/sacerdote

Repaso
Artículos
Recursos

Actividades


Artículos


Recursos


Repaso