Shopping


Repaso Artículos Recursos
Enriquecimiento para el catequista

Dones del Este

By Joanna Dailey
 Joanna  Dailey

Joanna Dailey es una editora de William H. Sadlier, Inc. Tiene un M.S. en Educación Religiosa de la Universidad Fordham, un M.S. en Infant-Toddler Development y Educación de Padres de Bank Street College of Education, en Nueva York. Vive en Staten Island y es una feligrés de St Michael Russian Catholic Church en Manhattan, Nueva York.


¿Sabe que lo que nosotros llamamos "la Iglesia católica" es realmente una comunión de iglesias? La romana (o de occidente) es la más extensa. Acostumbramos decir "el Rito Occidental" y el "Rito Oriental". Sin embargo, de acuerdo con el documento publicado por nuestros obispos católicos en 1999, "debemos hablar no de ritos, sino de iglesias". (Ver Los católicos orientales en los Estados Unidos de América, página 4). Las iglesias católicas orientales están en comunión con el Papa de Roma, el sucesor de San Pedro, y con todos los obispos alrededor del mundo. Cada iglesia tiene sus propios dones para compartir.

¿Quiénes son pues los católicos del Este? Ellos podrían ser sus vecinos o amigos. Pero dentro de la Iglesia católica universal los católicos del oriente son herederos de la profunda y bella tradición litúrgica, teológica y espiritual de una de las cuatro tradiciones originales del oriente: Antioquia, Alejandría, Bizancio y Armenia. ¿Cuáles son algunos de los dones de las iglesias orientales? Una es la tradición de orar con iconos. Para los católicos orientales, un icono es una forma de orar y "una ventana en el cielo". Cuando veneramos un icono de Jesucristo, o de María la Theotokos ("portadora de Dios"), o de alguno de los santos, estamos realmente en la presencia de esta santa persona. Una antigua espiritualidad basada en los escritos de la primera Iglesia es otro don que la iglesia oriental ofrece. Es una espiritualidad de oración (la "oración de Jesús" es otro aspecto) y agradecimiento por todos los dones de Dios. Es una espiritualidad que ve al mundo como es, aún más, mira dentro de y más allá del mundo. Es una espiritualidad de peregrinaje: estamos siempre en el camino que conduce a Dios.

La expresión visible de comunidad vinculada con la liturgia dominical es un don precioso de las iglesias orientales. Cada domingo nos reunimos por trapeza (iglesia eslava, tomada del griego, significa "mesa"). Mesas y sillas son ofrecidas por cada uno y sirven para tomar café, comer pan con mantequilla ( o mermelada durante la Cuaresma, cuando la comunidad se abstiene de comer carne y productos lácteos), y a "limpiarse", para usar un término contemporáneo. Esto también es parte de la eucaristía. Nuestra presencia en comunidad es una acción de gracias por el Hijo de Dios que está presente entre nosotros.

Otro regalo es de la liturgia misma, con sus ritos y música. Cada iglesia oriental tiene sus propias tradiciones musicales. En mi parroquia, celebramos con la armonía expresiva del canto ruso (cantos que son de la iglesia eslava y la inglesa). Después de la Comunión, cantamos vívamente este verso: "Hemos visto la verdadera luz. Hemos recibido al Espíritu celeste. Hemos encontrado la verdadera fe, celebrando la indivisible Trinidad, que nos ha salvado". Este espíritu de alegría - alegría de encontrar la luz, de recibir el Espíritu, de ser salvado por la Trinidad, no importa lo que pueda pasar - es un regalo ilimitado, cierto, para el Este. Es dado a cada cristiano de fe. Y es un regalo que debe ser compartido con el mundo entero.

Forma de Implementar

En el grupo

Si existe una iglesia oriental en su área, llame a la parroquia y haga una cita para visitarla un domingo, si es posible, o en otro momento, cuando sea conveniente. Asegúrese de invitar a los niños de la familia para que también asistan. Después de su visita, comparta sus impresiones con alguien más. Tal vez también querrá colocar un icono en su clase, en un lugar especial para la oración.

En la casa

Si todavía usted no tiene un lugar para la oración o para un icono en su casa, es fácil acomodar uno. Escoja un lugar en la sala o en el comedor. Cuelgue un icono de Cristo en la pared o colóquelo sobre una mesa pequeña. Usted querrá colocar o suspender una lamparita frente a él. Encienda la vela o lámpara cada tarde o noche para la oración en familia. Usted también querrá dar a cada niño un icono que tenga el nombre de su santo y colgarlo en su cuarto o en el respaldo de sus camas.






Mapa del sitio Creemos

Estudiantes

Curso K Curso 1 Curso 2 Curso 3 Curso 4 Curso 5 Curso 6 Curso 7 Curso 8

Catequista/maestro

Curso K Curso 1 Curso 2 Curso 3 Curso 4 Curso 5 Curso 6 Curso 7 Curso 8

Familia

Curso K Curso 1 Curso 2 Curso 3 Curso 4 Curso 5 Curso 6 Curso 7 Curso 8

Párroco/sacerdote

Repaso
Artículos
Recursos

Actividades


Artículos


Recursos


Repaso