Shopping


Repaso Artículos Recursos
Enriquecimiento para el catequista

Reparar, no destruir

By Hermana Dolores Chepiga SSJ

La hermana Dolores trabajó durante mucho tiempo como educador y administradora de escuelas católicas. Trabajó en el ministerio carcelario y fue capellán de cárceles durante 16 años. En la actualidad trabaja como asistente parroquial en Washington, NJ. La hermana Dolores tiene una maestría en educación religiosa.


Padres, catequistas y todos juntos promovamos, por el bien de nuestros niños, una justicia de reparación, una justicia de sanación en vez de una justicia basada en el castigo y la represalia. La justicia de reparación reconoce el crimen como una violación a las personas y las relaciones. Esta violación crea la obligación de querer arreglar las cosas, restaurarlas, sanarlas. La justicia de reparación incluye a la víctima, el victimario y la comunidad en la búsqueda de una solución para reparar el daño causado. Creemos que hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios. Jesús se hizo uno como nosotros y mostró la dignidad de cada persona. La justicia de reparación respeta esta dignidad y se centra en la sanación de la víctima y el victimario.

El efecto de la sanación se debe alcanzar. Dentro de las necesidades de las víctimas están las respuestas a sus preguntas. ¿Por qué a mí? ¿Me pasará otra vez? Necesitan ganar de nuevo su valor personal, ser escuchados y vivir la justicia. En el documento "Responsibility, Rehabilitation, and Restoration, (Responsabilidad, rehabilitación y reparación) Los obispos de los Estados Unidos escriben "Víctimas de crímenes. . . .deben tener la oportunidad de confrontar al victimario y pedirles que repararen el daño hecho".

¿Cuáles son las necesidades de los victimarios? De acuerdo a estadísticas del año 2002, en nuestro país uno de cada 75 hombres está en la cárcel. Esto no es lo que la mayoría de los victimarios necesitan. Ellos necesitan saber el costo humano real de lo que han hecho; necesitan saber que han herido a un ser humano. Muchos, por haber sido víctimas también, necesitan saber que ellos son personas que valen. Necesitan saber que tienen el poder y la responsabilidad de tomar buenas decisiones, tienen que enmendarse.

Programas de justicia de reparación tales como Victim Ofender Reconciliation y Family Conferencing reunen a la víctima, el victimario y miembros de la sociedad en un proceso paso a paso para sanar en vez de destruir a los involucrados. Queremos lo mejor para nuestros niños. Algunos se casarán, otros serán sacerdotes, algunos legisladores, pero tristemente algunos quebrantarán las leyes. Cada persona es el hijo de alguien; queremos que ese niño viva la justicia de reparación.




Mapa del sitio Creemos

Estudiantes

Curso K Curso 1 Curso 2 Curso 3 Curso 4 Curso 5 Curso 6 Curso 7 Curso 8

Catequista/maestro

Curso K Curso 1 Curso 2 Curso 3 Curso 4 Curso 5 Curso 6 Curso 7 Curso 8

Familia

Curso K Curso 1 Curso 2 Curso 3 Curso 4 Curso 5 Curso 6 Curso 7 Curso 8

Párroco/sacerdote

Repaso
Artículos
Recursos

Actividades


Artículos


Recursos


Repaso