Shopping


Repaso Artículos Recursos
Enriquecimiento para el catequista

Nuestro compromiso bautismal

By Bill Bischoff
 Bill  Bischoff

Bill Bischoff es el director del ministerio catequético de la misión San Luís Rey in Oceanside, California. Tiene una maestría en teología de la Universidad de San Diego. Es maestro catequista certificado por la Conferencia de Obispos Católicos de California y es maestro en San Diego Diocesan Institute. Bill sirvió como consultor del programa Creemos y celebramos, series sacramental de Sadlier.


Algunos de nosotros somos bautizados cuando bebés y otros celebramos el sacramento cuando somos mayores. Pero, ¿cuál es el significado del Bautismo para nosotros?

El Catecismo nos instruye que "El Bautismo imprime en el cristiano un sello espiritual indeleble (carácter) de su pertenencia a Cristo" (CIC  #1272). Somos sellados de por vida en esta relación con Dios. Nuestro nombre de bautismo refleja la importancia de este sacramento, para nosotros y nuestras familias. Este nombre significa que el bautismo nos llama a una nueva manera de vivir. Vivimos esa nueva vida en la comunidad cristiana. En un mundo donde las cosas no tienen mucha duración, el Bautismo celebra una vida de compromiso y relación continua. El amor incondicional de Dios no "expira"; él ofrece constantemente su amor y nos invita a responder.

El reto para todos nosotros es como respondemos a ese maravilloso amor e invitación que se inició con nuestro bautismo. El catecismo para adultos explica que: gozamos de la comunidad que encontramos en la Iglesia, compartimos nuestros talentos y dones con sus miembros, respondemos voluntariamente a sus enseñanzas y asumimos las responsabilidades de que nuestra relación implica. Vivimos nuestro bautismo y nuestra respuesta al amor de Dios cada día por medio de una vida de santidad y servicio.

Vivimos este compromiso en la comunidad de fe, la Iglesia. En esta comunidad somos alimentados por la palabra, los sacramentos y el testimonio de otros. Es dentro de la comunidad de la Iglesia donde descubrimos lo que significa nuestro bautismo y es donde somos fortalecidos para vivir la buena nueva de la gracia.

Por el Bautismo, los padres son llamados a ser los primeros heraldos del evangelio para sus hijos. Como padres llevamos la fe por medio de nuestras palabras, cuando enseñamos la fe, y por medio de nuestros ejemplos cuando vivimos nuestra fe. Por el Bautismo y su vocación, los catequistas sirven a familias y a la comunidad parroquial ayudándoles a aprender la fe.

Nuestro Bautismo nos llama hoy a ser testigos del Cristo vivo y a compartir nuestra fe en la comunidad de bautizados, la Iglesia y más allá. Es en este contexto de la Iglesia que la llamada de nuestro bautismo es percibida y vivida en testimonio y servicio.

Forma de Implementar

En el grupo

Cada semana pida a un estudiante compartir como su nombre fue escogido y lo que significa. Invite a los estudiantes a compartir una forma en que vivirán su compromiso bautismal esta semana.

En la casa

Hablen sobre el significado de los nombres de bautismo de cada uno de los miembros de la familia. ¿Por qué se escogió ese nombre? ¿Qué hace cada uno para vivir su nombre? (en algunas culturas no ponen nombres de santos, sino que el nombre representa un símbolo de carácter o virtud.)






Mapa del sitio Creemos

Estudiantes

Curso K Curso 1 Curso 2 Curso 3 Curso 4 Curso 5 Curso 6 Curso 7 Curso 8

Catequista/maestro

Curso K Curso 1 Curso 2 Curso 3 Curso 4 Curso 5 Curso 6 Curso 7 Curso 8

Familia

Curso K Curso 1 Curso 2 Curso 3 Curso 4 Curso 5 Curso 6 Curso 7 Curso 8

Párroco/sacerdote

Repaso
Artículos
Recursos

Actividades


Artículos


Recursos


Repaso