Shopping


Actividades Artículos Recursos
Lives of Saints

Madre Celina Chludzinska Borzeck

Naci��: 29 de octubre del 1833     Muri��: 26 de octubre del 1913
Su fiesta se celebra: 26 de octubre

Que dijo

"Señor, dame la felicidad de ponerme totalmente en tus manos".

¿Quién fue la madre Celina?

Celina Chludzinska Borzeck nació en Polonia en el 1833. Sus padres tenían una fe profunda y un gran amor por Dios y la Santísima Madre. A Celina y sus hermanos se les enseñó a vivir con simplicidad y a ayudar a los pobres. Ella se refería de esa época de vida como los "años de oro de mi niñez". El día que recibió la primera comunión fue un momento decisivo en su vida. Decidió dar su vida totalmente a Dios.

La familia de Celina era rica y ella pertencía a la alta sociedad. Muchos jóvenes la pretendían. En su corazón ella sentía que Dios la estaba llamando para ser religiosa. Sus padres arreglaron un matrimonio con un joven llamado Joseph Borzecka. Celina llamó al obispo y él le recomendó obedecer a sus padres y casarse con Joseph. Celina siguió el consejo del obispo como si fuera que Dios le estuviera diciendo lo él quería que ella hiciera con su vida.

 

Celina y Joseph llegaron a amarse uno al otro. Tuvieron cuatro hijos, dos murieron cuando bebés quedando Celina y Hedwing. Cuando Celina tenía 11 años y Hedwing 6, Joseph sufrió un derrame cerebral, muriendo cinco años más tarde.

Celina y sus hijas se mudaron a Roma, Italia. Celina se casó y Edwin pensó seguir a Dios como religiosa.

En esa época, Celina conoció a un gran sacerdote, el padre Meter Semenenko, quien se convirtió en su director espiritual y confesor. El se dio cuenta cuanto ella amaba a Dios. Ella le dijo que seguía sintiendo el llamado de Dios para ser religiosa. El padre Pedro ayudó a Celina y a su hija Hedwing a seguir su vocación en la vida religiosa.

El padre Meter había ayudado a empezar la orden de los Padres de la Resurrección. Celina pensó que Dios la estaba llamando a empezar las Hermanas de la Resurrección. Durante diez largos años Celina y su hija rezaron y trabajaron para fundar y formar la comunidad de las Hermanas de la Resurrección. El 6 de enero del 1891, la Iglesia permitió que ellas tomaran votos y se estableció la comunidad de las Hermanas de la Resurrección. Esta fue la primera vez en la historia de la Iglesia que una comunidad religiosa fue fundada por madre e hija.

Entre 1891 y 1896, ambas empezaron misiones en Polonia, Bulgaria y los Estados Unidos. La madre Edwin murió a los 42 años. La madre Celina quien tenía ya más de 70 años siguió construyendo la nueva comunidad. Ella rezó y trabajo muy duro. Hizo largos viajes para apoyar a las hermanas y las ayudó a vivir como verdaderos testigos de la resurrección. Murió el 26 de octubre del 1913, camino a visitar a las hermanas en Warsaw, Polonia.

Como era su mundo

La madre Celina vivió durante un tiempo lleno de eventos para el mundo y la Iglesia. En 1861 fue proclamado el reino de Italia. Entre 1869 y 1870 el papa Pío IX convocó el Concilio Vaticano I, en Roma. El concilio terminó cuando los revolucionarios en Italia amenazaron el conclave.

Toda Europa estaba agitada. Parte de Polonia estaba bajo el imperio ruso. En Alemania se formó un nuevo imperio bajo la dirección de Otto von Bismarck. El empezó a perseguir a los católicos. Esto, en parte, fue una respuesta a la proclamación del Concilio Vaticano de la infalibilidad papal -- la garantía divina de que las declaraciones oficiales del papa sobre fe y moral están libres de error.

Durante este período de persecución y trastorno, el siglo diecinueve también fue una época en que las mujeres religiosas fundaban órdenes religiosas en toda Europa y el mundo. Estas santas y valientes mujeres luchaban, como decía la beata madre Celina, "para llevar la moral y el renacimiento religioso a la sociedad".

Que significa para nosotros

La madre Celina Chludzinska Borzecka es una "mujer de todos los tiempos". Durante sus ochenta años de vida fue esposa, ciudadana consciente, madre, viuda, madre soltera, abuela y bisabuela, hermana religiosa, fundadora de una comunidad religiosa. Al permitir a Dios usarla en tantos papeles diferentes es un modelo para la gente en diferentes situaciones en la vida.

La madre Celina nos enseña como amar a Dios sobre todas las cosas y a cambio de ese amor incondicional, ver su voluntad en todas las circunstancias de la vida cotidiana. Ella nos muestra que las desilusiones, pérdidas, penas, sufrimiento y dificultades son formas de Jesús llevarnos a una nueva vida de resurrección.

El 27 de octubre del 2007 esta sorprendente mujer fue declarada beata por el papa Benedicto XVI.

Actividad para cursos intermedios
Actividad para cursos primarios







Mapa del sitio Creemos

Estudiantes

Curso K Curso 1 Curso 2 Curso 3 Curso 4 Curso 5 Curso 6 Curso 7 Curso 8

Catequista/maestro

Curso K Curso 1 Curso 2 Curso 3 Curso 4 Curso 5 Curso 6 Curso 7 Curso 8

Familia

Curso K Curso 1 Curso 2 Curso 3 Curso 4 Curso 5 Curso 6 Curso 7 Curso 8

Párroco/sacerdote

Repaso
Artículos
Recursos

Actividades


Artículos


Recursos


Repaso